lunes, 30 de noviembre de 2015

ADOLESCENCIA: AISLAMIENTO, CONFUSIÓN, SOLEDAD








Vivir implica pasar necesariamente por una sucesión de duelos. El crecimiento por sí mismo, el desarrollo de nuestro cuerpo como seres humano, el pasar de una etapa a otra, implica renunciar a logros, relaciones,... pérdidas que van seguidas de procesos de duelo. Tanto en la infancia como en la niñez temprana, en la adolescencia, en la edad adulta y en la vejez, uno se va enfrentando a pérdidas, duelos, es la muerte real y/o simbólica de aquello que consideramos nuestras más queridas pertenencias, nuestros objetos de amor.